6 julio, 2022

Sigue polémica en torno a “terapias de conversión”, nadie puede ser forzado, dijo Diputado Juan Manuel Molina

ALFREDO AZCARATE VARELA
THE BAJA POST/EDITOR

La penalización/prohibición de las «terapias de conversión», tratamientos para “orientar” a personas con preferencias sexuales no tradicionales, es una propuesta que pasó en el Congreso del Estado en la sesión del Jueves 21 de abril, porque de acuerdo a la diputada Michel Sánchez Allende, es un atentado contra los derechos humanos.

El diputado Juan Manuel Molina dijo que no se puede forzar ni obligar a nadie, de ninguna manera, a entrar a estas terapias de “orientación” o “conversión” y quienes lo hagan estarán cometiendo un delito contra los derechos humanos de quienes traten de “re-orientar” o “cambiar” en su orientación sexual.

Si una persona va a una terapia derivado de una coerción psicológica, bajo el argumento de “tienes que ir y cambiar o te va castigar Dios”,  es violencia de género, agregó Molina, si un padre lleva a un hijo o hija lleva a un psicólogo y se determina que prefiere a gente de su propio sexo, debe respetarse esa orientación.

Incluso si padres o madres de familia llevan a sus hijos (menores o mayores de edad) a este tipo de terapias, estarán cometiendo un delito, porque están violando sus garantías y derechos humanos, esto ha desatado el rechazo de los grupos Pro Vida que consideran que la atracción por gente del mismo sexo, es una conducta adquirida y no forma parte de la naturaleza de la persona.

¿La preferencia u orientación sexual es una conducta adquirida o se parte de la naturaleza de la persona? Esa es la controversia en torno a las terapias de conversión, en que supuestamente se “cura” a personas que sienten atracción por gente de su mismo sexo, en ese sentido, los grupos conservadores de la sociedad mexicana, defienden esas terapias, aunque hay testimonios que han causado más daño que bien.

Es una última medida de desesperación que grupos religiosos y de derecha lanzan para tratar de bloquear esta penalización de algo que para ellos es un tratamiento psicológico, partiendo del supuesto que la orientación sexual es una conducta y que no es parte de la identidad individual de las personas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: