5 octubre, 2022

La veda electoral y los temores infundados de la Diputada Daylin García Ruvalcaba

ALFREDO AZCARATE VARELA
THE BAJA POST/EDITOR

“La Diputada no puede emitir comunicados de prensa por la veda electoral”, afirmaron los ayudantes de comunicación social de Daylín García Ruvalcaba, de Movimiento Ciudadano, a pesar de que varios reporteros les indicaron que otros Diputados sí estaban emitiendo comunicados de prensa y dando entrevistas, su gente dijo que ella no daría información, que era una violación a la veda electoral, al menos eso le dijo el Manny Cárdenas, su abogado, pero estaba equivocado y no quisieron admitirlo.

“Si quieren entrevistas, agéndenlas para no violar la veda”, seguramente la Diputada rechazará algunas de estas entrevistas, basada en su limitada visión de lo que se permite y prohíbe en la veda, además que, incluso cuando no hay veda es difícil que ella quiera dar una entrevista, en una actitud muy diferente a la de los demás legisladores.

Cuando hay sesión, la mayoría de los Diputados dan entrevistas al pasar hacia el pleno, pero Daylín Ruvalcaba no, ella no da entrevistas de ese tipo, “porque no quiere” o tal vez si se trata de alguna televisora o algún medio que ella respete más o en el que le interese salir, la concederá (tal vez) lo que sí queda claro es que su actitud es condescendiente y da testimonio de su formación de trabajo en el sector empresarial.

En el caso de las vedas, a Daylín le gusta ser más papista que el Papa y aplica los criterios de una manera muy personal o influida por sus “asesores legales”, ya en una ocasión tuve un serio desencuentro con ella, cuando era candidata independiente, invité a tres candidatos independientes a que platicaran de la forma en que obtuvieron su candidatura.

Llamé a los Institutos Electorales y al Tribunal Electoral, me dijeron que mientras no promovieran el voto no habría problema, pero la hoy Diputada Daylín se aferró a decir que no y no acudió al programa, diciendo que su abogado le había dicho que iba a tener problemas si acudía, mientras que los otros dos, personas más accesibles y de criterio más abierto, se presentaron al programa, la idea era mostrar el viacrucis que pasan los candidatos independientes.

En un papel de “niña consentida” y basada en un equívoco de su abogado, sin embargo, queda la percepción que tal vez mi programa no era un medio que ella considerara relevante o siquiera digno para acudir, además que mostró su cerrazón al no querer comprobar que no tendría ningún problema por asistir a mi programa, ahora con la ridícula veda electoral de la revocación de mandato, vuelve a aferrarse.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: