28 mayo, 2022

Serias acusaciones de despojo, invasión a vías de comunicación y desvío de agua contra ZAHORI

ALFREDO AZCARATE VARELA
THE BAJA POST/EDITOR

“Aquí hay billetes y hazle como quieras, vamos a entrarle a los ch . . . . .zos”, le dijo un directivo de ZAHORI, llamado Rogelio Vélez Aguirre, al señor Roberto Figueroa Cíntora, quien tiene una parcela al lado de la controvertida empresa de impermeabilizantes, que ha sido acusada de contaminar durante años sin que las autoridades ambientales hagan algo al respecto y ahora es señalada de obstruir vías de comunicación, robarse y derramar el agua de un canal de riego que desvían hacia la empresa.

Todo empezó hace algunos años cuando llegaron los nuevos administradores, entre ellos Rogelio Vélez Aguirre, que es quien la ha dicho al señor Figueroa Cíntora que “le haga como quiera”, ya acudió a la FGE a levantar un acta, pero solamente le tomaron la declaración y los directivos de ZAHORI nunca se presentaron a declarar.

Tal vez de verdad, como dice Vélez Aguirre, su dinero lo pone a salvo de la acción de la justicia, dice el molesto propietario del rancho aledaño quien sospecha que ZAHORI quiere quedarse con el terreno que su tío le regaló o le heredó en vida y que desde 2005 ya está certificado como de su propiedad.

Una vez más esta empresa es señalada de irregularidades, durante años ha habido quejas contra ZAHORI por contaminar y dañar seriamente el medio ambiente, incluso se le culpa de problemas de salud pública por emisiones venenosas, ahora, con actitudes como la de Rogelio Vélez Aguirre, se entiende porqué la empresa siente que puede salirse con la suya en todo.

Incluso, dijo que una señora vendía comida y sodas a empleados y también tiene un terreno aledaño a ZAHORI, que al parecer Vélez Aguirre también se quiere quedar, pues ya no puede venderle a empleados de la empresa, que han sido amenazados de despido si le compran a la señora.

Este es un ejemplo de lo que NO DEBE SER EL SECTOR EMPRESARIAL, es la cara oscura de una empresa que ya de por sí está señalada de contaminante, ahora también sea acusada de este tipo de prácticas por parte de alguien que siente que su dinero (o el de su familia) lo habilita para hacer lo que él quiera, otra muestra de la descomposición del tejido social, la que se da en los estratos sociales altos, donde se supone hay mejor educación.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: