20 junio, 2021

Jorge Ojeda, candidato de Fuerza x Mexico «declina» a favor de Marina del Pilar Avila

ALFREDO AZCARATE VARELA
THE BAJA POST/EDITOR

Los partidos “chicos” o “emergentes” son, en las propias palabras de su gente: “Esfuerzos por buscar otras alternativas de hacer política”, pero el caso de Jorge Ojeda, candidato de Alianza x México, que después de una ridícula campaña, de pedir en un debate a los bajacalifornianos que “piensen como ricos” decide renunciar y adherirse a la campaña de Marina del Pilar Ávila Olmeda, es lamentable.

¿Cuantos millones de pesos se llevó ese partido para su campaña? Es un caso patético de política convenenciera, definitivamente que Jorge Ojeda pensó como rico, vio que había una cantidad considerable de dinero y decidió maximizar sus utilidades y al final sumarse a una campaña que, de ganar la gubernatura, seguramente le dará un premio en forma de cargo público.

Es una traición para aquellos que Fuerza x México invitó a ser candidatos, de la falta total de plataforma política y de convicción partidista, es una muestra de que la política en México es un juego nefasto, donde merolicos y charlatanes “promueven” su candidatura y al final se suman a quien creen que ganará.

¿Por qué no se adhirió a Marina y su candidatura desde un principio? Esa pregunta queda en el aire, lo que ha quedado en evidencia es la falta de médula, ideología y coherencia Jorge Ojeda fue un distractor que ni eso supo hacer bien, MORENA debería agradecerle su “adhesión” y mandarlos al carajo porque: ¿Cuántos votos le suma Ojeda a MORENA? Muy pocos, pero lleva consigo la hipocresía y el cinismo de cobrar un financiamiento público para “hacer campaña” t chaquetear a la hora decisiva.

Políticos como Jorge Ojeda, que además de amateur, aficionado y oportunista es un político MARUCHAN (es decir instantáneo), que debería de ser señalado e incluso acusado, junto con la dirigencia del partido, de malversar ese dinero que le dieron para una campaña simplona y un chaqueteo final, que solo demuestra lo bajo y oportunista que puede llegar a ser alguien que dice que hay que votar por él porque “no soy político” y a la hora final se entrega a los pies del partido que él cree ganará.

ALFREDO AZCARATE VARELA
THE BAJA POST/EDITOR

Los partidos “chicos” o “emergentes” son, en las propias palabras de su gente: “Esfuerzos por buscar otras alternativas de hacer política”, pero el caso de Jorge Ojeda, candidato de Alianza x México, que después de una ridícula campaña, de pedir en un debate a los bajacalifornianos que “piensen como ricos” decide renunciar y adherirse a la campaña de Marina del Pilar Ávila Olmeda, es lamentable.

¿Cuantos millones de pesos se llevó ese partido para su campaña? Es un caso patético de política convenenciera, definitivamente que Jorge Ojeda pensó como rico, vio que había una cantidad considerable de dinero y decidió maximizar sus utilidades y al final sumarse a una campaña que, de ganar la gubernatura, seguramente le dará un premio en forma de cargo público.

Es una traición para aquellos que Fuerza x México invitó a ser candidatos, de la falta total de plataforma política y de convicción partidista, es una muestra de que la política en México es un juego nefasto, donde merolicos y charlatanes “promueven” su candidatura y al final se suman a quien creen que ganará.

¿Por qué no se adhirió a Marina y su candidatura desde un principio? Esa pregunta queda en el aire, lo que ha quedado en evidencia es la falta de médula, ideología y coherencia Jorge Ojeda fue un distractor que ni eso supo hacer bien, MORENA debería agradecerle su “adhesión” y mandarlos al carajo porque: ¿Cuántos votos le suma Ojeda a MORENA? Muy pocos, pero lleva consigo la hipocresía y el cinismo de cobrar un financiamiento público para “hacer campaña” t chaquetear a la hora decisiva.

Políticos como Jorge Ojeda, que además de amateur, aficionado y oportunista es un político MARUCHAN (es decir instantáneo), que debería de ser señalado e incluso acusado, junto con la dirigencia del partido, de malversar ese dinero que le dieron para una campaña simplona y un chaqueteo final, que solo demuestra lo bajo y oportunista que puede llegar a ser alguien que dice que hay que votar por él porque “no soy político” y a la hora final se entrega a los pies del partido que él cree ganará.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: