24 octubre, 2020

Constellation Brands no tiene permiso de operar, la empresa cometió graves errores en Mexicali

ALFREDO AZCARATE VARELA
THE BAJA POST/EDITOR

“Constellation Brands no tiene permiso para operar en Mexicali, el movimiento que se ve en la planta que construyen en el Choropo quizás sea solamente algún tema interno, tal vez hasta estén desmontando la construcción, lo que ellos hagan es cosa interna “ dijo el gobernador Jaime Bonilla, pero algunos líderes sociales como Rijo Campos, aseguran que la construcción de la planta cervecera sigue adelante, basados en el movimiento que se ve en camiones que entran y salen a la planta ubicada en el Choropo, carretera Mexicali-San Felipe.  

¿Por qué había un rechazo tan grande hacia Constellation Brands? ¿Por qué algunos mexicalenses, acostumbrados a la “libre competencia” (convertida en agandalle) enfurecieron tanto por el rechazo a CB? Lo que se pudo ver en esa “consulta popular” (mal organizada y sesgada, no hay duda) fue la polarización que causó la llegada de la empresa y la manera en que creyeron “socializar” su proyecto, aunque nunca vieron su gran error al tratar de convencer a Mexicali, fallaron en convencer a los cachanillas de que no se iban a terminar el agua y sus estrategias de comunicación falaron, CB debería analizar bien el «costo beneficio» de la empresa de relaciones públicas que contrataron para Mexicali, que al final terminó en «chantaje sentimental» con la cantaleta de que no vendrán más proyectos de inversión.

El gesto del Director de CB en Mexicali, Jorge Burgos, resume la soberbia y desdén del ejecutivo, casado con el proyecto de Constellation, no admite la menor idea discordante

Lo que pasó en Mexicali es una lección para la empresa que estaba acostumbrada a “sentar sus reales” a lo largo y ancho del mundo, enviando personas de muy poca conciencia social como el director de la empresa que llegó a Mexicali, de nombre Jorge Burgos, quien creyó que su ejército de comunicación y relaciones públicas, encabezado por una empresa representada por dos personas: Nina Mayagoitia y un señor de apellido Guillén, quienes creyeron que en Mexicali llegarían al igual que a Sonora y Coahuila, a imponerse.

Sus estrategas los levaron con Francisco Javier, el gestor y juez social (que no periodista) de Canal 66, obviamente se aliaron a Televisa, periódicos locales y algunos medios que ellos consideraron que “valían la pena” e investigaron “quien es quien” en Mexicali, sin querer ver que se trataba de una plaza muy distinta a las demás, creyeron que repartiendo dinero entre ciertos medios y personalidades podrían im’oner su proyecto y ese fue otro error, confundieron IMPONER con POSICIONAR, pero la «gran inversión» que «perdió» Constellation es apenas alrededor de la milésima parte de su capital o valor total.

LA construcción de la planta cervecera en El Choropo, Mexicali, avazaba y en la transnacional estaban seguros que a fin de cuentas se impondrían

En su sitio de Internet se proyectan como una empresa que “apoya con programas sociales” a las comunidades donde instala sus plantas, una afirmación aderezada con bellas fotos, sin embargo, en realidad son como los programas políticos: Una fachada que en realidad no es nada, cuando se les subrayó ese tema, acudieron a pintar la escuela Salvador Allende, en la carretera a San Felipe, cerca de la construcción de su planta.

La lección es clara para los Mayagoitias y Guillenes del mundo, la gente está cambiando, sus fórmulas tradicionales de promoción y posicionamiento de un proyecto ante una sociedad, sobre todo uno que usa un insumo estratégico como el agua de Mexicali, para su producto final, pero en su vanidad y el poder que los miles de millones de dólares que implica una “empresa familiar” con 75 años de vida, no pudieron ver que Mexicali sería diferente y la soberbia de sus empleados y la violencia de sus “guardias blancas” simplemente los hundieron más.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: