6 julio, 2022

Alito, ni se va ni lo sacan, quiere seguir incrustado en el PRI a pesar de traer el fracaso electoral del 5 de Junio

ALFREDO AZCARATE VARELA
THE BAJA POS/EDITOR

Su nombre es Alejandro Moreno Cárdenas, pero le dicen “Alito”, apodo que incluso parece indicar que se trataría de una persona “buena onda”, pero ese diminutivo no va con la personalidad de este buitre político, que a pesar del fracaso de “su partido” el 5 de Junio, se niega a irse, ni siquiera por dignidad o decencia, que son cualidades que “Alito” no parece tener.

Indecente, porque es de patanes llegar con un fracaso electoral atorado en el trasero y decirle a sus correligionarios, ex dirigentes Priistas, que “no me voy, no van a quitar el partido” y se entiende ya que, como cualquier buitre, Alito quiere los millones de pesos que le dan a su partido cada año, que para un “siete suelas” como él es algo muy apetecible.

Él es el problema, la sobrina de Salinas es el problema, Madrazo es el problema, Betty Paredes es el problema, Dulce María Sauri es el problema, todos ellos son parte de un problema que va quedando atrás, gracias a los robos de Peña Nieto y su pandilla, que mostraron la verdadera cara del PRI, entregando el país a “otro PRI”.

El PAN con su Anaya y su Markito, son otro cadáver político, no tan podrido y por lo mismo podría revivir, aunque tendrán que librarse de estas dos cargas, de estos dos lastres que no les permiten retomar el camino, el PAN, a diferencia del PRI parece tener salvación, aunque primero tienen que hacerse sacrificios.

Sacrificar a Anayita y a Markitos en el altar de la humildad para que se vayan mucho al carajo y lleguen verdaderos humanistas al PAN (que siempre se ha autodenominado así, con su respeto a la “persona humana” aunque no a la persona gramatical, el PAN necesita sacudirse a gente como Mario Osuna un soberbio dirigente que con su “cara de palo” y actitud inaccesible daña más que beneficiar al PAN en Baja California. Pero al Osunita del PAN Baja California, lo analizaremos en otro texto, su actitud mustia, altanera y ostentosa, da para un análisis a fondo, o cambia su actitud o termina de hundir al PAN.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: