16 septiembre, 2021

Consulta popular para aplicar justicia, surrealismo mágico que deja de lado ley y garantías individuales

ALFREDO AZCARATE VARELA
THE BAJA POST/EDITOR

El primero de Agosto se hará la famosa “consulta popular”, otro factor de división para los mexicanos, un ejercicio que muchos llaman democrático y otros consideran una farsa, una manera más de seguir el circo mediát9co del actual Gobierno, al igual que Peña y Calderón tuvieron sus propios circos.

La actual Administración Federal, gobierna más en base a sembrar el odio y la separación entre mexicanos que en un real afán de reconstruir el país, quieren destruir todo vestigio de lo que los “chairos” llaman neoliberalismo para imponer lo que los “derechairos” llaman comunismo, un espantoso monstruo del pasado que ya no existe, pero que se usa una vez más como instrumento de miedo parea asustar a los mexicanos.

Es un ejercicio ORWELIANO, donde mucha gente que pareciera tener más educación y conocimiento, licenciados, maestros y hasta doctores, alaban y aprueban u ejercicio que pasa por alto al Poder Judicial, es extraño ver como el Maestro de Leyes en la UABC, Daniel Solorio, diga que esto es un precedente en la práctica de la democracia y defienda esta ENCUESTA entre los mexicanos para decidir si se aplica la justicia.

Puede ser el inicio de una impartición de justicia disfrazada que terminaría en un LINCHAMIENTO, es más preocupante que triste que México esté ante este “ejercicio democrático” que es más bien un ejercicio oligofrénico, donde la estrechez de mente de un pueblo sin educación e idiotizado por medios que le dan más importancia a lo que hacen vedettes en un programa de TV que lo que sucede en torno a los temas torales del país.

Es un circo, un show que pasa por alto la Constitución que afirma que todos tienen derecho a que se les administre justicia por los tribunales que lo harán de acuerdo a los plazos y términos que establecen las leyes, que en ningún momento ni lugar estipulan que pueda hacerse este tipo de “consultas”.

Es una contradicción a los derechos humanos y al derecho como ciencia, es de extrañar que haya abogados y otros expertos que estén a favor de esta “consulta popular” lo que debería hacer el Presidente López Obrador es presentar una denuncia ante los tribunales y que se inicie la investigación y no acudir a este recurso barato y populachero de “consultar si los mexicanos quieren que se juzgue a ex Presidentes”.

Esto sentará un peligroso precedente, donde podremos empezar a ver otras “consultas”, tal vez luego se le ocurra poner a consulta si se expropian empresas estratégicas o propiedad privada, pero el Presidente pareciera tener sus propios valores y parámetros de la realidad, como la propuesta de “declarar Cuba patrimonio mundial y eliminar la OEA”, en una muestra del surrealismo que comete actos antinaturales con el argumento de “ya cambió”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: