19 junio, 2021

Partidos emergentes, candidatos ciudadanos y la cara oculta de un sistema político sometido por los partidos grandes

ALFREDO AZCARATE VARELA
THE BAJA POST/EDITOR

La renuncia de Xavier Rivas a alcalde por uno de los partidos emergentes, pone en evidencia dos cosas: Una, los partidos políticos que andan buscando candidatos para “completar” y dos, los prospectos eternos de candidatos que ya se quedaron en el camino varias veces que siguen buscando “jalar agua a su molino” cada elección y por otra parte, las alianzas de quienes tienen poco en común solo por “volver al poder”, mientras el partido en el poder se va convirtiendo en todo lo que odiaba. Estos partidos “nuevos” que en esta elección son tres, no merecen el financiamiento que han recibido y solamente sirven como dispersores del voto, la mayoría sin vocación política y candidatos de trámite para recibir financiamiento público.

Los partidos emergentes han mostrado su verdadera cara: Una forma de hacer negocio con la careta de políticos, con algunas excepciones estos partidos son franquicias o negocios, algunos han crecido y han logrado importantes avances en otros estados, como Movimiento Ciudadano, otros han crecido a la sombra de poder y las alianzas perversas como el Partido Verde que se vende al mejor postor, una auténtica prostituta política que se oferta sin pudor.

Otros, como el Partido del Trabajo, surgen desde el mismo poder para convertirse en satélites de la “izquierda”, como el PPS y PARM de antaño que eran una extensión del PRI, pero con variantes que permiten, con algunas excepciones, que políticos golpeadores aniden y desde aquí hagan “bunker” para vivir del sistema político y el dinero que las autoridades electorales les regalan.

Quedan los “partidos locales”, fundados por quienes se separaron de los partidos tradicionales o “grandes” después de haber militado en ellos media vida, que se manejan con una burocracia “casi federal”, que no tienen tantos recursos, hacen campañas austeras, pero dispersan el voto en favor o en contra de los demás partidos, los grandes y poderosos, son sueños imposibles de quijotes políticos “desfaciendo entuertos” y atacando molinos de viento que podrían terminar por destruirlos o absorberlos.

Pero hay otros como Fuerza X México, Partido Encuentro Solidario y Redes Sociales Progresistas que salen sobrando, que son pequeños comercios de la política que manejan unos cuantos milloncitos para sus dirigencias y ahí andan llenando planillas de candidatos como álbum de estampitas, para tratar de mantener el registro que le dará acceso a más dinero, para ello dan muestra de su ambición al “invitar” candidatos que caen en sus redes (progresistas, religiosas o de “empresarios Disney).

Por último quedan los independientes, aquellos que buscan hacer un esfuerzo realmente distinto, independiente y ciudadano, la mayoría con sus propios recursos o con financiamientos míseros por parte de la autoridad electoral, aquí como grandes obstáculos que son entendibles pero que se llevan a límites exagerados.


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: