4 agosto, 2021

Libertad de expresión: Charlatanes, periodistas y “hombres de negocios” en torno a la prensa libre

ALFREDO AZCARATE VARELA
THE BAJA POST/EDITOR

Hay tres días diferentes en que se festeja o celebra o conmemora la libertad de expresión, uno d ellos es el 3 de mayo, sin embargo no es algo que festejar, es algo que debemos ejercer día a día y aprender a no confundir la libertad de expresión con libertad de imposición, a no confundir a charlatanes cobradores como Gustavo Macalpin, conductores estrella que no reportean como Francisco Javier García, a la “voz empresarial” de Mexicali que más bien dicho es la Portavoz a sueldo de los empresarios, con los verdaderos periodistas de Mexicali.

Aquellos que cada día reportean para un diario impreso (en vías de extinción), un medio electrónico o de radio, y ahora los medios “nativos” independientes de periodistas con trayectoria y experiencia, que por la falta de criterio de dueños de medios que prefieren contratan monitos de ventrílocuo repetitivos, egos que el público sobrevalora, predicadores de la verdad absoluta y otras aberraciones que cobran muy bien a Gobierno o empresarios.

En un día como este también cabe destacar el doble discursos empresariales respecto al periodismo, critican mucho al Gobierno, pero al igual que los Secretarios de Economía, los del sector privado se llenan la boca con el discurso de las MIPYMES, y el impulso a estas micro y pequeñas empresas, pero cuando se trata de los medios “pequeños y medianos” muestran su verdadera cara: Los usan y nunca los apoyan, como MYPIMES que son.

La libertad de expresión no se festeja, se pelea por ella, pues no hay día en que no se pase por encima de esta libertad de expresión, estamos en tiempos donde cuestionar al Presidente convierte al periodista en “enemigo”, “conservador”, “chayotero al que ya no le dan dinero” expresiones que, en su ejercicio de la libertad de expresión, son usadas por los defensores del sistema.

Cada día el periodista, reportero, fotógrafo, etcétera, luchan por salir adelante en un país que se va polarizando, donde esos “millones de personas que apoyan a López Obrador” insultan y agreden a quienes se atreven a opinar algo diferente a lo que la información oficial emite desde la mañanera de Palacio Nacional, que para algunos es un dogma infalible de cada día, esos son trasgresores de la libertad de expresión que atacan a otros, amparados en un uso perverso de dicha libertad.

Libertad de Expresión es y seguirá siendo un término ambiguo, que pocos entienden realmente y que seguirá dando mucho de qué hablar, pero hay que dejar claro que la libertad de expresión se ejerce día a día, mucha gente perdió la vida en luchando por la libertad de expresarse y hay muchos payasos, ególatras y farsantes que se escudan en ella para lucrar, como mercaderes mediáticos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: