5 mayo, 2021

¿Puede un debate influir realmente en el resultado esperado de la elección 2021?

ALFREDO AZCARATE VARELA
THE BAJA POST/EDITOR
IMAGEN: https://pixabay.com/es/users/wokandapix-614097/

El ruido sobre la decisión de Marina del Pilar de no regresar a los debates es mucho, pero realmente, ¿puede un debate cambiar el rumbo de la elección?, o mejor dicho ¿pueden los debates en Baja California cambiar el resultado de una elección en la que se perfila el triunfo de MORENA? La verdad es que sería muy difícil, como también lo es entender un debate donde hay siete personas debatiendo, se diluye la confrontación de ideas porque hay siempre uno al que hay que atacar, el domingo fue Marina del Pilar.

POR ALGUNA RAZÓN, LOS PARTIDOS POLITICOS GUSTAN DE LLEVAR MUCHOS «PORRISTAS» A LOS DEBATES, ALGUNOS MAS LIMITADOS, OTROS CON VERADERAS MULTITUDES.

Era obvio que iban a atacar en bloque a Marina, pero también es cierto que tanto Bentley como Atilano, como buenos abogados, debaten muy bien, sin embargo, hay muchas otras cosas que le dan ventaja a la candidata de MORENA y una es que se trata del partido en el poder y que ella misma viene de ser Alcaldesa de la capital del Estado, por otra parte, Lupita Jones atacó duro y cuestionó severamente a Marina, mientras que Hank atacó al actual Gobernador Bonilla, de MORENA, tal vez como contraataque a los que él ha recibido por parte del mandatario estatal.

Por último, Alcibíades está en esta elección de “emergente” por el retiro y posterior adhesión a MORENA de Alejandro Mungaray que iba a ser su candidato, mientras que, por allá perdido, estuvo Jorge Ojeda, quien realmente no trae gran cosa, más que la propuesta de manejar al Estado como a una empresa, lo cual es un serio despropósito, ya que si en algún lugar no hay democracia es en las empresas donde manda el dueño, gerente general o director y los trabajadores casi no tienen ni voz ni voto.

De ahí que ganar o perder el debate no tiene gran impacto en el resultado final de la elección, o no debería tenerlo, sería algo excepcional, por eso debe entenderse la idea de Marina de no volver a los debates, no se va desgastar en recibir ataques de todos lados, el debate es contra Marina, no vimos que nadie reclamara nada a Hank Rohn o a Victoria Bentley, ambos con un pasado muy activo, en el sentido que sea pero con mucha historia detrás de ellos que hubiera dado para ser cuestionados y ¿por qué no? ser atacados.

Los debates continuarán, pero un debate de más de tres personas se convierte en algo muy difícil de captar, el candidato con menos probabilidad puede dar un debate extraordinario, pero no va a cambiar el rumbo o resultado esperado de la elección, al menos eso es lo que la historia ha demostrado y por tener un solo ejemplo: debate 1994, Jefe Diego se fue con todo contra Cuauhtémoc Cárdenas, fue declarado el gran ganador del debate pero en la elección Zedillo barrió literalmente y fue electo Presidente.

Los dos candidatos que van detrás de Marina en las encuestas, Lupita Jones (PRI-PAN-PRD) y Jorge Hank Rohn (PES), podrían ser ahora los objetivos de Bentley (RPS), Atilano (PBC), Alcibíades (MC) y Ojeda (FM), es obvio que sin Marina del Pilar (MORENA) en debate, la dinámica cambia totalmente y disminuye el desgaste de la candidata Morenista. Pero ¿Qué tanto puede influir un debate en la votación? Es una pregunta que queda al aire esperando respuesta.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: