30 septiembre, 2020

Confrontación política entre el Gobernador Jaime Bonilla y el Alcalde de Tijuana Arturo González, ambas partes buscan una tregua

ALFREDO AZCARATE VARELA
THE BAJA POST/EDITOR

El ambiente político de Baja California está “enrarecido”, a unos meses del proceso electoral que traerá consigo un cambio en la gubernatura del Estado, los nombres que se barajean para posibles candidaturas de MORENA a Gobernador (a) de Baja California, son: Marina del Pilar Ávila, Alejandro Ruiz Uribe y Arturo González Cruz.

Marina y Ruiz Uribe han mantenido cierta paz con Bonilla, pero se ha desatado una guerra de declaraciones entre el mandatario y el alcalde de Tijuana, señalamientos y ataques de ambos lados, mientras el Gobernador dice que el Presidente Municipal de Tijuana debe ponerse a trabajar y no a futrear, González Cruz responde que, a pesar de tener derecho a aspirar a ser candidato a Gobernador, no deja de trabajar por Tijuana.

Es clara la intención del edil tijuanense, quiere ser mandatario estatal, pareciera que a Jaime Bonilla no le agrada la idea, que tal vez tendría otro nombre en mente, pero ahora después de una guerra de declaraciones e intercambio de señalamientos fuertes y directos, invita a Arturo González Cruz a hacer una pausa en el pleito, invitándolo a reflexionar y redirigir esfuerzos

Sin embargo, en una intervención de Oscar Pérez, médico familiar y secretario de Salud de Baja California, calificó a González Cruz de maniaco depresivo, sin estar realmente calificado para hacer un diagnóstico psiquiátrico, a partir de ahí se han dado dos mensajes buscando una tregua un alto en la guerra por la candidatura de 2021 para gobernar Baja California.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: