FORBES: Ya es tiempo de que México ponga el foco en Asia (y piense menos en Estados Unidos).

FORBES: Ya es tiempo de que México ponga el foco en Asia (y piense menos en Estados Unidos).

ene 12, 2018

La forma en que Estados Unidos cierra su economía y deja de ser un garante de la paz mundial, obliga a los líderes de empresas a voltear a una región que tiene su propio encanto.

Según Forbes.com, el 2018 se abre bajo el signo de la incertidumbre. Una incertidumbre a la cual, en verdad, ya nos vamos acostumbrando. En menos de dos años, un número impresionante de eventos han cambiado repentinamente el orden mundial. Está claro que estamos viviendo un periodo de transición, pero ¿hacia dónde nos dirigimos?

Desde el caos actual, el sistema mundial va delineando dos características. La primera es que no hay, de momento, una superpotencia capaz de hacerse cargo de la seguridad global. Entre los fracasos de Afganistán, Iraq y Siria, y el mal manejo de la cuestión coreana, EU no consigue mantener su pax americana sobre el mundo. La segunda característica es que los países del primer mundo se ven afectados por problemas que hasta ayer definían a los países en desarrollo. Entre el populismo desenfrenado, las tensiones religiosas y étnicas, y el empobrecimiento de la clase media, ya no es el segundo mundo (los países subdesarrollados o emergentes) el que se ha acercado al primero, sino el primero al segundo.

Mientras el primer mundo sufre, los países en desarrollo siguen su carrera hacia el crecimiento económico (aunque a distintas velocidades). Estos países parecen haber renunciado definitivamente a cualquier ambición de desarrollo democrático.

Ya las transiciones no marchan hacia la democracia y por eso sería mejor definirlos como “regímenes híbridos”, ya que compaginan establemente una democracia imperfecta y con perfiles autoritarios.

Además, como el caso de China nos enseña, los derechos liberales y democráticos no son una condición imprescindible para el crecimiento. Se puede crecer a un ritmo muy alto manteniendo una estructura política autoritaria.

El 2018 será un año de grandes oportunidades, pero también de grandes retos ya que el crecimiento en Asia perfila escenarios geopolíticos inéditos. Los empresarios de México deben tomar conciencia del cambio y voltear a ver hacia el lejano oriente.

Fuente: Forbes.com

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *